Articulo sobre el proyecto de Mauritania en la Revista Guardia Civil

25 de agosto de 2017
Se ha publicado un articulo sobre el Proyecto de Mauritania en la Revista de la Guardia Civil. A continuación vamos a transcribir el articulo en su integridad. Es muy importante para la Asociación Puente de Amistad que una revista de un organismo oficial se haga eco de nuestra actividad.
Queremos agradecer a Santiago Suárez su gran artículo, pero seguimos pensando que los verdaderos importantes son los niños y jovenes de los proyectos. Seguiremos trabajando para que el proyecto de Nouadhibou y los demás se desarrollen y mejoren.
" Francisco Olivenza y Pedro Jornet son dos guardias civiles de la Unidad de Helicópteros que hacen bueno el articulo 8 de la cartilla del Duque de Ahumada y son pronostico feliz para el afligido, aunque este se encuentre en Mauritania."

Francisco Olivenza Gutierrez es un guardia civil destinado en la Unidad de Helicópteros de VItoria, con base en Logroño, que creía estar informado de lo que sucedía mas allá de las fronteras de nuestro país. Pero algo hizo cambiar de opinión a este cabo 1º, miembro de la Guardia CIvil desde 1988.
Fue en el año 2009 cuando el servicio propio de la Unidad de Helicópteros le llevo hasta la localidad de Nouadhibou, en la República Islámica de Mauritania. En esta antigua colonia francesa descubrió que la información que nos llega mediante la televisión, los periódicos o Internet apenas no nos muestra en su totalidad lo que sucede en el mundo. Allí capto verdaderamente la realidad del problema migratorio y el terrible éxodo que muchas familias realizan en esas zonas del mundo tan diferentes a la nuestra. Como el mismo relata: " Cuando ves la realidad con tus propios ojos, la vida te sacude. Fue algo impactante."
Durante el tiempo que permaneció en Nouadhibou, aparte de realizar el trabajo rutinario del Servicio Aéreo, colaboro en el Centro de Acogida de Refugiados, junto al personal cualificado, atendiendo a los refugiados. Concretamente se encargaba de los niños y los jóvenes realizando actividades deportivas, una misión que resulto ser el germen de un proyecto no menos satisfactorio.
Dos años mas tarde volvió a ir en comisión de servicio a Mauritania, donde observo que la situación mejorado considerablemente, por lo que le propuso al padre Dukiya Jerome, director de la misión de Nouadhibou, comenzar a dar clases de judo a los chavales. Al padre le gusto la idea y en pocos días organizado el primer grupo de alumnos. En el transcurso de ese año 2011, Olivenza iba paseando junto a unos compañeros por las calles de la ciudad cuando un grupo de niños se dirigió hacia ellos. Al llegar a su altura se pararon, le miraron y le hicieron el saludo de judo. ¡En mitad de la calle y con todo el mundo mirando! Una muestra de respeto y cariño que agradeció y que le demostró que los niños entendían los valores que les trataba de enseñar: Respeto, Amistad, Compañerismo, Disciplina... y lo trasladaban a su vida cotidiana fuera del tatami.
Poder comprobar el resultado de su labor, le llevo a prometerse que continuaría con las clases de judo siempre que estuviera en Mauritania, aunque la distancia temporal entre las comisiones en el pais de este maestro de artes marciales era un importante inconveniente. Debía encontrar la manera de continuar con este proyecto que comenzaba a dar sus frutos en los jóvenes refugiados.
La solución se la facilito una antiguo amigo y compañero destinado en la Unidad de Helicópteros con base en Rota, Pedro Jornet, que también es cinturón negro de judo, tuvo conocimiento de los entrenamientos que realizaba Olivenza y se ofreció para colaborar durante sus estancias en la localidad africana. Por supuesto, la respuesta fue un rotundo si. Acababa de encontrar la solución para dar continuidad a este proyecto que tanto beneficio aportaba a la infancia y a la juventud mas deprimida y lo lo hacia de la mano de la persona que le convenció a unirse al Unidad Aérea.

El judo, un deporte educador. 
Cualquier deporte es una actividad recomendable para los niños y jóvenes. Les ayuda a relacionarse y aprender valores que les sirvan para su vida diaria. Nuestros protagonistas eligieron el judo por varios motivos. Ambos son cinturón negro de judo y además, Olivenza es entrenador Regional de la Real Federación Española de Judo y monitor de la Comisión Judo For Peace de la Federacion Internacional de Judo.
En segundo lugar, el judo ha sido utilizado con gran exito en proyectos con niños en diversos grados de exclusión social en zonas conflictivas del mundo.Los alumnos de Pedro y Olivenza son hijos de refugiados que se encuentran fuera de su país natal, desarraigados y con problemas de adaptación a su nueva situación.
El objetivo final no es tanto aprender judo, sino lo que hacen juntos. Poder disfrutar de un deporte como los niños que son, igual que lo haría cualquier crio de otra parte del mundo. Ver sus caras risueñas, oir sus risas y escuchar sus comentarios es el mayor de los regalos para sus instructores. Los niños son increíbles, todo lo que se les da, lo devuelven multiplicado por cien.
Olivenza participa desde 2011 como voluntario en la Asociación Pro Infancia Riojana (APIR)- galardonada con el Premio Logroño Deporte 2017 en la categoría Deporte e Integración- realizando la misma actividad que en Mauritania, por lo que conoce de primera mano las diferencias en posibilidades y perspectivas que existen entre los dos países. Para luchar contra estas diferencias, crearon en 2016 la Asociación Puente de Amistad, en la cual se realizan proyectos sociales en todo el mundo, utilizando el judo como medio de transmisión. Esta asociación envía uniformes de judo y diverso material deportivo a zonas desfavorecidas de Uruguay, Cuba, Senegal...
UNA MANO AMIGA. Aunque desde el primer momento han contado con el apoyo y el ánimo de los oficiales de enlace de la misión, los oficiales del Servicio Aéreo y el resto de contingente de la misión, toda ayuda es bien recibida.
Gracias a la Federación de Judo de Castilla y Leon, con su presidente Vicente Zarza a la cabeza, disponen de diversas colchonetas aunque todavía no han encontrado la manera de enviarlas a Mauritania. También el gimnasio Pedro Fernandez, donde entrena Olivenza, y muchos judokas españoles colaboran donando judoguis ( traje que se utiliza para la practica del judo ) usados y realizan aportaciones económicas para sufragar los envíos del material.
Pero lo mas necesario en este momento son manos. Manos de maestros de judo que reduzcan el tiempo durante el cual los chicos de Mauritania no cuentan con instructores que continuen con el proyecto. Por eso lanzan una peticion de ayuda a todos los guardias civiles que quieran colaborar con ellos, pues seguro que dentro del Servicio Aereo o entre los destinados en el Servicio Maritimo hay profesores de judo capacitados para ayudar a los Refugiados.
No saben cuanto durara su ayuda, pero alli estaran hasta que puedan.
volver
NUESTRA PASIÓN, EL DEPORTE
NUESTRO TRABAJO, TU OCIO
ACTIVIDAD 360 S.L.
Lo que se les de a los niños, los niños se lo darán a la sociedad.
Karl A. Menninger
www.actividad360.es
Por y para que los niños jueguen, rían, se diviertan y sean lo que nunca deben dejar de ser, niños... Es necesario ayudar a los que ayudan.
Calle Ortega y Gasset, 2, 26007 Logroño
asociacion@puentedeamistad.eu
+34 656 260 857