Un nuevo hogar para los refugiados en Meheba, Zambia

21 de diciembre de 2018
Hoy se ha publicado en la página web de la Federación Internacional de Judo, un artículo del Director de la Comisión Judo for Peace, sobre la inauguración de un Dojo para un campamento de Refugiados en Zambia.
Desde la Asociación Puente de Amistad queremos felicitar a la Federación de Zambia y en particular, a su presidente, mi amigo Alfred Foloko. Enhorabuena, lo importante son los niños.
A continuación os ofrecemos una traducción al castellano del increíble articulo que podéis disfrutar en inglés en la pagina oficial de IJF. Es una gran oportunidad para que los judokas y directivos de las federaciones europeas en general y de la Federación española en particular, puedan ver el gran trabajo que está realizando la IJF y que con ganas de trabajar, podriamos ayudar a más niños y jovenes en todo el mundo. Desde la Asociación Puente de Amistad animamos a todas las federaciones nacionales que apoyen todas las iniciativas de las Comisiones de IJF. Unidos por un mundo mejor, con ciudadanos educados en valores.
El pasado 19 de diciembre, cuando se acerca el fin de año y la mayoría de gimnasios de judo en todo el mundo van a cerrar sus puertas para celebrar el nuevo año, se inauguró un nuevo dojo en el asentamiento de refugiados de Maheba, a 700 km de Lusaka, la capital de Zambia.
 
Financiado por el Comité Olímpico y Paralímpico Noruego y la Confederación de Deportes (NIF), el lugar fue inaugurado por el director de la Comision Judo For Peace, de la Federación Internacional de Judo para la Paz, Nicolas Messner, en presencia del Presidente de la Asociación de Judo de Zambia (ZJA) y también Presidente del Comité Olímpico Nacional de Zambia (NOCZ), Alfred Foloko, quien estuvo acompañado por miembros del comité ejecutivo de la federación de judo, por representantes del gobierno de Zambia, autoridades locales, líderes de los campamentos y delegados de ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados). 

Pero las estrellas del día fueron los jóvenes refugiados judokas, que de ahora en adelante, se beneficiarán del nuevo dojo, que está destinado a convertirse en un verdadero hogar para todos ellos, ya que ya habían sufrido demasiado en los últimos años.

El proyecto Maheba se lanzó oficialmente en noviembre de 2016, en el marco del plan de desarrollo de la estructura ZJA (programa de Solidaridad Olímpica). Rápidamente identificado como un posible punto de partida, Maheba estaba esperando que un entrenador iniciara las actividades de judo. En enero de 2016, cuando Faustin, un judoka  cinturón negro de 32 años, llegó al campamento, después de haber escapado de su país de origen, donde su vida peligraba, el proyecto entró en acción. Así Faustin fue designado como  entrenador. Empezo con una docena de niños y con los equipamentos proporcionados por la Federación.

Un año después, el grupo de judokas llegó a 100 miembros. Con motivo de la segunda visita de inspección de la comisión de Judo para la Paz en octubre de 2017 (que estuvo acompañada por la representante de NIF, Diane Huffman, y de la comisión de "Judo para Fred" de la Federación Noruega de Judo, Birgit Ryningen)  se pudo establecer una situación clara de las necesidades que llevó a la construcción del dojo en el último semestre de 2018.

Para Faustin, esto suena como un milagro: “La vida es dura aquí. Estamos lejos, aislados. Hemos sufrido mucho en los últimos años, cuando tuvimos que huir de nuestros respectivos países (más de diez países africanos están representados entre los refugiados) y establecernos aquí. Tenemos que reconstruir todo, incluso a nosotros mismos. Para vivir aquí, tuvimos que convertirnos en agricultores, labor que era ajena a muchos de nosotros. Me gradué en la universidad de la vida, algunos de nosotros teníamos un trabajo en una administración, pero aquí esto es diferente. Este dojo en Meheba es un verdadero milagro. Yo era un cinturón negro antes de llegar aquí, pero no podía imaginar que el judo me diera una segunda oportunidad. Gracias al arduo trabajo de todos, esto se está convirtiendo en una realidad. Este dojo es hermoso y podremos dar la bienvenida a más niños que aprenderán nuestro deporte y sus valores."

Hasta ahora, Faustin y sus entrenadores asistentes, han estado organizando el judo cinco días a la semana, de lunes a viernes, comenzando con los jóvenes a primera hora de la tarde, y continuando con el judokas más avanzados al final de la tarde. El nuevo dojo se construyó entre dos escuelas, una que incluye un dormitorio, se garantiza que el número aumentará, mientras que el judo aún se propondrá a los niños del primer lugar, donde comenzó todo. Hoy en día, el programa incluye más de 200 judokas.

Alfred Foloko, quien estuvo presente en Maheba y representó tanto a la ZJA como a la NOCZ, estaba muy feliz: "Tuvimos un día muy hermoso en Maheba. Vimos muchas sonrisas en los rostros de aquellos jóvenes que fueron testigos de muchos traumas. El judo tiene la increíble capacidad de devolver la esperanza. Le dije a la audiencia que si alguna vez se rompió su sueño, no se destruyó y el judo les ayudará a volver a soñar. Tenemos la responsabilidad de ayudar a esos niños, pues son como los nuestros. Este dojo es su nuevo hogar y tienen que hacerlo hermoso y mantenerlo en buenas condiciones para dar la bienvenida a más y más personas. Vamos a seguir apoyando el programa en Maheba, antes de que también vayamos a otros lugares que necesiten nuestro apoyo. El deporte es una herramienta increíble y sobre todo el judo. Una vez que entras en el dojo, ya no hay diferencia, todos somos iguales y hablamos un solo idioma, que es el judo ".

El Oficial Interino de Refugiados y el administrador del Ministerio de Asuntos Internos (Mofya Kaputa) y el representante del Ministerio de Desarrollo Comunitario y Servicios Sociales (Nyawa Phiri) comentaron que el judo ha comenzado a desempeñar un papel importante dentro de la comunidad y esperan ver ese impacto en aumento en un futuro cercano. El presidente de Maheba Sports, que representa al coordinador provincial de deportes del Ministerio de Deportes, Juventud y Desarrollo Infantil, Kenneth Lingunja, subrayó el hecho de que el dojo está ubicado entre dos escuelas, le complacería mucho ver a todos los niños participar en el deporte y que este integrado dentro del currículo deportivo de las escuelas de Meheba.

Nicolas Messner, quien ha estado acompañando a la ZJA desde el principio, se mostró muy satisfecho: “En pocos años, hemos podido desarrollar un proyecto realmente poderoso y efectivo que beneficia a más y más refugiados. Esto no hubiera sido posible sin una asociación sólida entre todas las partes interesadas. Es la tercera vez que vengo a Maheba, veo que el número aumenta y que el nivel sigue, gracias a Faustin y su equipo. Aquí tenemos la prueba de que el judo definitivamente puede traer paz y quizás más importante, paz interior después del trauma que sufrieron los refugiados. Cortar la cinta hoy y abrir las puertas del dojo fue un momento muy emotivo para todos nosotros ".

El nuevo dojo seguramente cambiará la vida de muchos niños y jóvenes en Maheba, ya que ya ha comenzado. Desde el inicio del programa de Judo para la Paz y con el apoyo de todos los socios involucrados, los refugiados pudieron abandonar el campamento para participar en la competencia en todo el país y ya obtuvieron sus primeras medallas. Esto se desarrollará en 2019, especialmente porque el representante de ACNUR mencionó que él cree en lo que el judo y el deporte pueden aportar a la comunidad, por lo tanto, desea participar más. Sin embargo, aún queda mucho por hacer, y la IJF, ZJA, NOCZ, NIF, Gobierno ... seguirán trabajando arduamente para dar la bienvenida a más socios a bordo y para ayudar a más personas.

 
Judoroo Jr., la pequeña mascota que viajó al espacio con el francés Astraunot, Thomas Pesquet, ahora está viajando por el mundo y también estuvo presente con motivo de la inauguración del dojo.
Durante la tarde, los jovenes judokas querían hablar con los representantes de la FIJ y, por lo tanto, tuvo lugar un intercambio muy abierto y amistoso en el nuevo dojo. Todos dijeron como uno solo: "Valoramos este lugar y lo convertiremos en nuestro hogar. Desde aquí esperamos y creemos que podemos tener una vida mejor. Tal vez algún día podamos participar en una gran competencia bajo la bandera de refugiados. Eso sería increíble, y siempre recordaremos que todo comenzó aquí. Gracias por lo que has hecho por nosotros. Nosotros nunca olvidaremos."

Desde la Asociación Puente de Amistad queremos valorar el trabajo que está realizando la Federación Internacional de Judo y esas federaciones que apuestan por la solidaridad y por la idea de que el judo es algo más que deporte y competición, es un sistema educativo en valores. Nosotros tampoco olvidaremos.

volver
NUESTRA PASIÓN, EL DEPORTE
NUESTRO TRABAJO, TU OCIO
ACTIVIDAD 360 S.L.
Lo que se les de a los niños, los niños se lo darán a la sociedad.
Karl A. Menninger
www.actividad360.es
Por y para que los niños jueguen, rían, se diviertan y sean lo que nunca deben dejar de ser, niños... Es necesario ayudar a los que ayudan.
Calle Ortega y Gasset, 2, 26007 Logroño
asociacion@puentedeamistad.eu
+34 656 260 857