UTILIZACIÓN DE LA FUERZA

31 de julio de 2016
"Superar la costumbre de emplear la fuerza contra la fuerza es una de las formas más difíciles del entrenamiento en Judo y no se puede progresar sin lograrlo".
Máxima de Jigoro Kano
Hay personas de gran fuerza que confían tanto en ella que a veces intentan cosas que están fuera de su alcance. Intentan derribar al adversario a empujones o con fuerza pura sin medida y lo único que consiguen es lesionarlo o lesionarse. Estas personas nunca llegan a comprender la esencia del Judo.
Por otro lado los que son pequeños y débiles saben desde un principio que no pueden confiar exclusivamente en su fuerza y se aplican en dominar las técnicas del Judo. Estudian y practican los métodos para escapar de los movimientos correctos del cuerpo.

Lo que pretendo decir es que el tamaño del cuerpo y la fuerza bruta no siempre son útiles. "Hemos de utilizar la fuerza del espíritu y la del cuerpo"
Cuando hablo de utilizar la fuerza del espíritu me refiero a mantenerse en calma, pero al mismo tiempo alerta y lleno de energía, con los brazos y piernas relajados pero consciente de todo lo que pasa alrededor y dispuesto para  reaccionar. Este estado implica también aceptar los ataques del adversario y no intentar resistirlos desordenadamente.

Cuando hablo de utilizar la fuerza del cuerpo me refiero a ceder ante la fuerza bruta y aplicarla en el momento y en el sentido más oportuno.
Uniendo estas dos fuerzas podemos conseguir lo que queramos. Hay un proverbio en Judo que dice: "Si te empujan,tira; si te tiran, empuja".
Un ejemplo: Si el adversario tiene una fuerza de siete y vosotros de tres, y respondeis a un empujón con otro empujón es seguro que el suyo será más fuerte. Pero si en lugar de empujar, tirais, vuestra fuerza se unirá a la suya y con una fuerza combinada de diez podréis derribarle con facilidad. Lo mismo sucederá si empujais cuando él tira.

En pocas palabras, si aplicamos nuestra fuerza con sabiduría, empujando cuando el contrario tira y viceversa, lo derribaremos sin dificultad.
Aunque todo esto parece simple, constituye uno de los elementos fundamentales de aplicación de fuerzas en Judo. Aunque la elección del momento es muy importante para la aplicación de fuerzas no deja de ser muy difícil de aplicar en el momento del combate. No hace falta decir que si esperamos a que el contrario nos empuje para tirar, será demasiado tarde. De igual forma si intentais empujarle antes de que el empiece a tirar no haremos mas que favorecer su intención.

El truco para derribarle es sentir la aparición de la idea de empujar o de tirar en la mente de vuestro oponente antes de que se produzca la acción en sí. La única forma de adquirir de adquirir este sentido especial es práctica y práctica 

Y finalmente un ejemplo tomado de la naturaleza: Supongamos un árbol de enormes proporciones y supongamos igualmente que una ráfaga de viento intenta romperlo. Pueden suceder dos cosas: que el viento por su debilidad no consiga su intento, o que, debido a su fuerza, si lo logre.
Pero si el árbol de nuestro ejemplo fuera un sauce, árbol flexible, el viento no podría romperlo de ninguna manera. Pues, si el viento fuera débil, lo meceria suavemente. Si soplara fuertemente, tampoco lo conseguiría dado que, en este caso, el sauce no opondría resistencia.

Concluyó diciendo que el principio de la no-resistencia define con exactitud la verdadera fuerza del judo.

volver
NUESTRA PASIÓN, EL DEPORTE
NUESTRO TRABAJO, TU OCIO
ACTIVIDAD 360 S.L.
Lo que se les de a los niños, los niños se lo darán a la sociedad.
Karl A. Menninger
www.actividad360.es
Por y para que los niños jueguen, rían, se diviertan y sean lo que nunca deben dejar de ser, niños... Es necesario ayudar a los que ayudan.
Calle Ortega y Gasset, 2, 26007 Logroño
asociacion@puentedeamistad.eu
+34 656 260 857