DERECHOS DEL ALUMN@

19 de julio de 2018
Desde la Asociación Puente de Amistad os animamos a leer el siguiente artículo sobre re el trabajo del Sensei Eduardo Galán Paola, "ENSEÑANZA EN JUDO INFANTIL", cursos titulación, de la Federación Gallega de Judo y DD.AA. Es solo un fragmento de esta obra de arte y es fundamental para todos los entrenadores y profesores leerlo en su totalidad. Se habla de los derechos del alumno y de su formación.
Derecho a ser rodeado y entrenado por técnicos cualificados.
Los organismos implicados en el desarrollo del deporte deberán garantizar la formación de  profesores cualificados con el fin de desarrollar programas de deportivos de calidad que respondan 
a las características de los implicados.
Es conveniente elaborar programas adecuados y equilibrados para proporcionar a todos los jóvenes la posibilidad de participar en actividades físicas y deportivas. Los programas deben tener como objetivo tanto el desarrollo fisiológico y mental del joven como la adquisición de aptitudes deportivas y valores éticos. El programa deberá reflejar las necesidades de todos los jóvenes, permitiéndoles desarrollar todo su potencial durante todas las fases de crecimiento y desarrollo y 
corresponder a sus diferentes niveles de competencia.

Derecho a contar con el apoyo de sus padres
Con el fin de poder ayudar a sus hijos, los padres deben ser conscientes de las diferencias entre la presión y el ánimo que suelen dar a sus hijos a lo largo de su trayectoria deportiva. La presión parental percibida produce, junto a otros factores, el estrés previo a la competición. Los padres contribuyen, así mismo, a incrementar el sentido de autoestima y el grado de satisfacción percibido (Coopersmith, 1967). Respecto a esta última, las investigaciones permiten avanzar la conclusión de que el grado de satisfacción es mayor en los chicos que encontraron a sus padres más satisfechos con su rendimiento a lo largo de toda la temporada que aquéllas que perciben más presión (Scanlan y Lewthwaite, 1986). 
Interesarnos por el deporte que practica nuestro hijo/a, si le gusta, si le divierte, si progresa y aprende, asistiendo a las competiciones o actividades en las que participe y confiar en él cuando durante el entrenamiento o una competición comete un error o no le salen las cosas.

Derecho a ser tratado con dignidad y compartir la dirección y la toma de decisiones del deporte en el que participa.
Las actividades deportivas deberán realizarse y estar dirigidas por profesores y entrenadores cualificados y los responsables deberán tratar con respeto a los jóvenes, transmitiéndoles un mensaje de tolerancia y lealtad y permitiéndoles participar en las decisiones de sus propias actividades deportivas, alentándoles a que creen sus propios juegos y adopten sus propias reglas; a que actúen no sólo como competidores, sino también como entrenadores, directivos o árbitros; y a que se hagan responsables de sus actos.

Derecho a participar en un entorno seguro y saludable.
Salvaguardar y desarrollar los fundamentos morales y éticos del deporte, así como la dignidad humana y la seguridad de los participantes en las competiciones deportivas, protegiendo el deporte y a los deportistas contra cualquier explotación efectuada con fines políticos, comerciales o financieros, así como contra las prácticas abusivas y envilecedoras, incluido el abuso de drogas, (Carta Europea del Deporte, 1996).
Convertir la salud, la seguridad y el bienestar del niño o del joven deportista en la principal de sus prioridades, y lograr que estos objetivos sean prioritarios respecto al logro del éxito por persona interpuesta, o a la reputación del club, de la escuela, del entrenador o del padre. 

Derecho a competir con jóvenes que tienen las mismas posibilidades de éxito. Igualdad de 
oportunidades para luchar por el éxito.
En relación al ámbito de aplicación indican que el deporte en todas sus formas debe ser accesible a todos los jóvenes y que tiene como objetivo el desarrollo mental, físico y social; la comprensión de los valores morales y del espíritu deportivo, la disciplina y las reglas; el respeto a si mismo y a los demás, incluidos los grupos minoritarios; el aprendizaje de la tolerancia y de la responsabilidad, elementos esenciales de la vida en una sociedad democrática. En cuanto a alcanzar un compromiso duradero, indican que: si se quiere conseguir que los jóvenes se inicien progresivamente y de manera duradera en la práctica de una actividad física o deportiva, será necesaria la participación de otros interlocutores. En este sentido, los clubes y las asociaciones deportivas desempeñan un papel clave que consiste, por una parte, en proporcionar a los jóvenes oportunidades para mejorar sus resultados mediante la participación en entrenamientos y competiciones, y por otra, en invitarlos a una práctica deportiva duradera, (Carta Europea del Deporte, 1996).

Derecho a participar en competiciones adecuadas a su edad.
Las competiciones adaptadas son una parte importante dentro de la planificación, ya que darán respuesta al trabajo realizado en las clases con una puesta en escena de cara a los propios practicantes y familiares. En dichas participaciones no sólo se contemplarán los aspectos deportivos del judo sino también los valores sociales y nuestra capacidad organizativa. Estas deben ser consecuentes con las edades de participación y las federaciones o asociaciones encargadas de organizar este tipo de eventos, evitarán en los reglamentos aquellos factores que puedan: lesionar , desmotivar , acomplejar. En definitiva, evitar un reglamento inadecuado que pueda propiciar que un joven deportista abandone la práctica deportiva por una competición demasiado exigente o por un reglamento no adaptado.

Derecho a no ser un campeón.
O a serlo, teniendo a su alcance las dos vías, la lúdico-formativa y la competitiva que no son excluyentes pero sí optativas.


volver
NUESTRA PASIÓN, EL DEPORTE
NUESTRO TRABAJO, TU OCIO
ACTIVIDAD 360 S.L.
Lo que se les de a los niños, los niños se lo darán a la sociedad.
Karl A. Menninger
www.actividad360.es
Por y para que los niños jueguen, rían, se diviertan y sean lo que nunca deben dejar de ser, niños... Es necesario ayudar a los que ayudan.
Calle Ortega y Gasset, 2, 26007 Logroño
asociacion@puentedeamistad.eu
+34 656 260 857